Historia macabrona: “Minatitlán vale madre”



Por alguna razón tuve que ir a comprar a la mega metrópolis de Minatitlán, ¿porque compre ahí?, son una de las cosas que les vale madre saber, desde que iba por la carretera todo empezó mal, por motivos de incendio tuve que dar una pinche vuelta para llegar a esta metrópolis y todo porque las súper mentes de los pendejos de transito se les ocurrió desviar a unos metros de donde se encontraba el incendio, los pendejos estos no pensaron que sería mejor y más fácil hacerlo al inicio de la carretera, para que madre dejan pasar a los carros y kilómetros después los van a regresar, se me hace una reverenda idiotez, pero bueno que se puede esperar de estos pendejos.

Después de un buen tramo y llevarme más de lo normal del tiempo que me puede llevar llegar a esta metrópolis, me encontré con otro problema aun mayor, las pinches calles de este rancho aparte de estar jodidas están mal trazadas, lo hicieron como se les hincharon sus huevos, para poder estar del otra lado del camellón tienes que dar una pinche vuelta porque no hay retornos, en verdad se me hace una mamada dar vueltas a lo pendejo para estar del otra lado del camellón.

Ahora pienso que ese día no debí salir, después de llevarme como tres horas en la tienda a lo puro wey porque nadie me quería cobrar o no había nadie que lo hiciera, mejor me fui de ahí e irme de este jodido rancho, mi mala suerte no quedo ahí, me lleve la sorpresa que el carro no arrancaba, porque tuvo que pasar en este pinche rancho, tal vez sea justicia divina o castigo de dios, pero que no chingue, lo hubiese hecho en otra lado porque ahí, después de miles de intento de arrancar el carro y revisar el motor, en esta parte sigo sin entender porque abrí el cofre, si no se ni madre de mecánica, pero recordé todo lo que he aprendido viendo “Pimp My Ride” (los que estudiaron en escuela de gobierno eso quiere decir “enchúlame la maquina”), quien dice que la tele no te enseña nada bueno, revisando el carro me di cuenta que era la batería, llegue a esa conclusión porque estaba tirando cierto liquido o como dirían los mecánicos tá tirando el acido, en este punto me encontraba en un dilema, caminar cinco cuadras para llegar a la otra tienda y comprar la batería con el sol a todo lo que daba, o entrar otra vez ala pinche tienda y comprarlo ahí, el cual me chutaría otra hora más para que alguien me cobre, mejor decidí darles otra oportunidad (no, la verdad es que me dio hueva caminar), en esos momentos ya no esperaba nada, todo lo que viniera me daba lo mismo, había llegado a la conclusión de ya no regresar a este pinche rancho, y la que por fin me atendió apoyo mi conclusión, después de decirle a esta vieja un chingo, si, un chingo de veces el modelo de la batería, no lo encontraba, no sé cómo lo buscaba, si estaba enfrente de ella, ya sabía que estaba el modelo ahí, pero solo quería seguir viendo su frustración por no encontrarlo, hasta que me dio hueva verla así y ya le dije que es el que acabada de poner en el piso, pueden decir que todo quedo ahí, pero no, esta vieja quería seguir demostrando lo brillante que es, notaba que veía una y otra vez la batería, le daba vueltas y vueltas como buscando algo, era más mi morbo de saber qué es lo que buscaba que en querer ayudarla, no pude aguantar más y le pregunte cual era el problema, entonces sucedió, en mi vida no había visto tal derroche de sabiduría, en ese momento creí que dios existe, todo lo que sabía hasta ese momento estaba lejos de lo acababa de escuchar, la pendeja en cuestión me dijo que buscaba el modelo y solo había encontrado estos dos del cual no sabía cuál era, uno decía mod. L-42-500 y el otro CA 625 A, en ese momento mi vida cambio con tanta sabiduría, y como soy un buen samaritano, como siempre (palabra prohibida) he sido en toda mí pinche vida, le dije de una forma bondadosa y con un tono humanitario:

Medorio: - el modelo es L-42-500, si ahí dice, el otro es la corriente de 625 ampere, pero veo que la corriente eres tú.

Mujer brillante: - idiota.

Medorio: - eso me pasa por querer ayudar, oye la garantía es para hoy qué esperas para hacerlo.

Mujer brillante: - tengo que hacerlo bien, si no es el modelo luego vienen a reclamar.

Medorio: - que parte de donde dice modelo no entiendes.

Mujer brillante: - ya llame a alguien que ha llenado la póliza de garantía.

Medorio: - será que para navidad ya este.

Segunda mujer brillante: - mira, aquí pones el nombre del comprador y el modelo de lo que está comprando y ya, eso es todo.

Medorio: - neto, de verdad es todo, no mames, que fácil es.

Mujer brillante: - solo quiero saber el modelo de la batería.

Segunda mujer brillante: - ijolesss, eso si no se.

Medorio: - (pensando, de estas dos pendejas no se hace una) – oye ya déjalo así, solo cóbrame me vale madre la garantía.

En esos momentos solo quería irme de ahí, poner la batería nueva y mandar a la chingada a ese pinche rancho jodido por tener gente tan pendeja.


Medorio.



4 En coma.:

    On 11:36 p. m. Anónimo dijo...

    NO SE DE DONDE ERES PEDAZO DE PENDEJO PERO YA CONSIGUETE UNA VIDA XK SE VE K NO TIENES PERRO K TE LADRE A LO MEJOR TU RANCHO ESTA MAS JODIDO ,JAJA Y PARA LA OTRA INVESTIGA PRIMERO K EN MINA ESTA LA GENTE K TE DA DE TRAGAR ...

     
    On 3:02 p. m. Vetepé dijo...

    este...
    yo solo pude un comentario para que no se vea tan feo que a este pobre anónimo nadie le hizo caso


    (aaahh)

     
    On 3:02 p. m. Vetepé dijo...

    defiende a su ciudadcita

    (aaaaaaah)

     

    si la neta mina esta del nabo je je

     

Blogger Templates by Blog Forum