Quiero pedir disculpa a todos los meseros del mundo



Cuando vas a comer en algún lugar y después de pagar la cuenta te encuentras con un gran dilema, si dejar propina o no, si decides dejar, la pregunta es ¿Cuánto dejar?, ¿Qué cantidad es aceptable para no verte mal o miserable?, y si no dejas es el mismo resultado sigues siendo un miserable por no dejar.

Recuerdo cuando salía con una vieja que fue mesera en algún tiempo, al pagar la cuenta siempre me decía si había dejado propina o antes de levantarnos me decía que yo dejara propina, la verdad no me incomodaba pero pensaba y me pregunta una y otra vez cuanto dejar, estos recuerdos volvieron por que hace poco fui a cenar con una agradable compañía, y me hice la misma pregunta nuevamente, ¿cuánto dejar?, y como hace poco vi la película Reservoir Dogs me dije vale madre no dejo nada, que razón tiene el Sr. Rosado.

Aquí una parte de la conversación acerca de las propinas:

Eddie: - muy bien, todos larguen un verde para la señorita. Vamos, aporta un dólar.

Sr. Rosado: - yo no dejo propinas.

Eddie: - ¿no dejas propinas?

Sr. Rosado: - no creo en eso.

Eddie: - ¿no crees en dejar propinas?

Sr. Azul: - ¿sabes cuánto ganan estas chicas?, ganan una mierda.

Sr. Rosado: - si no gana suficiente, puede renunciar.

Eddie: - no sabía que un judío de mierda tendría las pelotas de decir eso. Deja que entienda esto bien, ¿tú nunca dejas propina?

Sr. Rosado: - no dejo propinas porque la sociedad dice que debo hacerlo. Si alguien realmente se lo merece, le doy algo extra. Pero esto de dejar propina automáticamente, es para los pájaros. En lo que a mí concierne, están haciendo su trabajo.

Sr. Azul: - esta muchacha fue amable.

Sr. Rosado: - estuvo bien. No fue nada especial.

Sr. Azul: - ¿Qué es especial?, ¿Qué te lleve atrás y te chupe la verga?

Eddie: - daría más del 12% por eso.

Sr. Rosado: - pedí café, ¿sí?, solo me lleno la taza tres veces. Yo quiero que me la llene seis veces.

Sr. Rubio: - ¿seis veces?, bueno, ¿y si esta jodidamente ocupada?

Sr. Rosado: - “jodidamente ocupada” no debería ser parte del vocabulario de una mesera.

Eddie: - perdona, Sr. Rosado, pero lo último que necesitas es otra taza de café.

Sr. Rosado: - estas mujeres no se mueren de hambre. Cobran sueldo mínimo. Yo trabajaba por sueldo mínimo y cuando lo hice no tuve la suerte de tener un trabajo que según la sociedad merecía propina.

Sr. Azul: - ¿no te importa que cuentan con tus propinas para subsistir?

Sr. Rosado: - ¿sabes qué es esto? (frotando el dedo medio con el pulgar). El violín más pequeño del mundo y toca solo para las meseras.

Sr. Blanco: - no tienes idea de lo que dices. Esta gente se rompe el lomo. Este es un trabajo duro.

Sr. Rosado: - trabajar en McDonald’s también, pero no sientes que debes darles propina. Te sirven comida, pero la sociedad dice: “no den propina a esta gente aquí, pero si a estos”. Eso es pura mierda.

Sr. Blanco: - ser mesera es la ocupación numero uno para mujeres no graduadas en universidad en este país. Es el único trabajo básicamente que una mujer puede conseguir y ganarse la vida. La razón es gracias a las propinas.

Sr. Rosado: - olvídate de todo eso. Lamento mucho que el gobierno les cobre impuestos sobre sus propinas. Eso es una mierda. No es culpa mía. Parecería que las meseras son uno de los muchos grupos que el gobierno jode por atrás en forma regular. Muéstrame un documento que diga que el gobierno no debe hacer eso, lo firmare. Votare por eso. Pero lo que no hare es seguirles el juego. Y esa basura de no universitarias, dos palabras: aprende mecanografía, carajo. Si esperas que yo ayude con el alquiler, te espera una gran sorpresa.

Sr. Naranja: - me convenció. Devuélveme mi dólar.

Eddie: - eh. Deja los dólares ahí.


Medorio.


1 En coma.:

    On 11:33 p. m. Anónimo dijo...

    A VER SI YA TE CONSIGUES UNA VIDA PENDEJO XK SE VE K NO TIENES OTRA COSA K HACER

     

Blogger Templates by Blog Forum